Misión diplomática: definición

Una misión diplomática es un grupo de personas elegidas por un Estado acreditante y encabezadas por un un jefe de misión para ejercer funciones de carácter diplomatico en el teritorio de un Estado anfitrión. En la práctica, este término representa también a menudo las oficinas donde trabajan estas personas.

Funciones de una misión diplomática

Según el artículo 3 de la Convención de Viena de 1961, las funciones consisten principalmente en:
- representar al Estado acreditante ante el Estado receptor
- proteger en el Estado receptor los intereses del Estado acreditante y los de sus nacionales, dentro de los límites permitidos por el derecho internacional
- negociar con el gobierno del Estado receptor
- enterarse por todos los medios lícitos de las condiciones y de la evolución de los acontecimientos en el Estado receptor e informar sobre ello al gobierno del Estado acreditante
- fomentar las relaciones amistosas y desarrollar las relaciones económicas, culturales y científicas entre el Estado acreditante y el Estado receptor

Embajadas y consulados

Las embajadas se encargan de asuntos que conciernen a los Estados entre ellos, mientras que los consulados en cuanto a ellos se encargan de asuntos que conciernen las empresas o los individuos (tales como el establecimiento de un visado para una persona por ejemplo...).
Las embajadas están generalmente situadas en la capital de un país y disponen muy a menudo de una sección consular.
Es la razón por la cual casi todos los consulados se encuentran en ciudades que no sean capitales.